Mallorca es bien conocida por su riqueza gastronómica. Desde el Hostal Montesol, te damos a conocer los platos más típicos que le ofrece la isla. Basados en a dieta mediterránea con los frutos que ofrece a diario tanto el mar como la tierra y mezclados con la cocina más tradicional, dan lugar a exquisitos sabores que se pueden acompañar con excelentes vinos mallorquines.

El Frito mallorquín:
Esta receta data del siglo XIV. Elaborada con carne de cerdo o cordero, acompañada de hígado, patatas, pimientos rojos, cebolla, hinojo, guisantes, ajos, sal y aceite de oliva virgen. Es uno de los platos más populares entre lugareños y visitantes.

La sopa mallorquina:
Cocinadas en una cazuela de barro con un buen sofrito, muchas verduras y pan moreno seco. Estas pueden ir con carne o sin carne.

El Tumbet:
Receta vegetariana elaborada a partir de verduras de la zona. Capas de patata cortadas en tamaño ancho, berenjenas y pimiento rojo, todo frito con salsa de tomate
elaborada a partir de tomates maduros, aceite, ajos y sal.

Coca de trampó:
Esta coca típica de Mallorca, está elaborada en su mayor parte de verduras como, pimiento rojo, pimiento verde, tomate, cebolla… que junto con el pimentón, el aceite de oliva y la sal da un gusto exquisito.

Pa amb oli:
Pan payés moreno combinado con diferentes embutidos típicos, jamón y queso. Siempre acompañado de aceitunas mallorquinas.

Y no podemos olvidar los productos típicos gastronómicos, como son: la ensaimada, la sobrasada, el aceite de oliva, las aceitunas, las almendras mallorquinas y vinos de la tierra. Todos estos productos, de obligada degustación durante tu estancia en la isla, gozan de denominación de origen y de una excelente calidad.
Desde el Hostal Montesol les deseamos buen provecho!